La construcción de este templo data de 1680 a 1690 y se debió a la actividad del padre Nicolás de las Serna, quien facelleció en 1701. Esta Iglesia fue una de las más ricas en el siglo XVIII, según consta en una memoria de bienes y alhajas que le pertenecían, hecha con motivo de la visita que hizo a la misma el obispo Escalona y Calatayud. En el interior tenía doce retablos de madera dorada, con numerosos lienzos.  A principios del siglo XX, por orden del arzobispo Don Atenógenes Silva, se realizarón obras de mejoramiento del templo, se levantó el techo, se reformó el altar mayor y el interior se decoró… ” de una manera vistosa y de buen gusto…”acorde a la moda de la época. Para este tiempo estaba provisto de un cementerio, con una portada al frente y un zócalo de cantera a los lados poniente y norte, con un enrejado de hierro, hecho con el sobrante de la reja de catedral. En 1920, los misioneros del Espíritu Santo se hicieron cargo del templo. En 1966, se limpió y restauró interiormente. La fachada que hoy ostenta fue sobrepuesta en 1970, diseñada y dirigida por el Arquitecto Manuel González Galván. El edificio que se levanta junto al templo fue mando construir, en un principio, por el obispo Escalante y Calatayud, para el colegio de niñas, pero, habiéndose pensado construir otro más cómodo, se destino a casa de corrección donde ingresaran las mujeres de la mala vida. Con el tiempo se convirtió en cárcel de mujeres, conocida con el nombre de casa de recogidas; generalmente había un número reducido de presas. En 1885, el gobierno, quién poseía el inmueble para ese tiempo, lo vendió al canónigo don Luis G. Segura en la cantidad de cinco mil pesos, pasando a ser desde entonces, propiedad particular.    

Ramírez Romero, Esperanza; Catálogo de Construcciones Artísticas y Religiosas de Morelia, p. 28.

HORARIOS DE MISA

Lunes a Sábado

Mañana 12:00 pm  

Noche 8:00 pm

Domingo

Mañana  9:30 am, 11:30 am

Tarde  1:30 pm, 6:00 pm

Noche 7:30 pm.