Seleccionar página
Our Story

Queridos amigos:

Que la Paz de Cristo esté con ustedes. En este Domingo XXXII del Tiempo Ordinario, el Evangelio nos invita a descubrir la grandeza de una vida, no por los conocimientos que se poseen, ni por los bienes acumulados, ni por el éxito social alcanzado, sino por la capacidad de servir y ayudar a los otros a ser más humanos.

En Cristo Nuestra Paz, reavivamos la Pastoral Diocesana
Con gratitud a Dios y llenos de esperanza, se llevó a cabo nuestra X Asamblea Diocesana de Pastoral. En ella se analizaron los principales acontecimientos sociales, económicos, culturales y políticos de la actualidad, rescatando las principales realidades, para que los agentes de pastoral pasemos de ser observadores pasivos a observadores críticos involucrados con nuestro pueblo, iluminados por la Palabra de Dios, el Magisterio del Papa Francisco y el Proyecto Global de Pastoral (PGP). Al concluir esta Asamblea Diocesana de Pastoral, se respondió a esos cambios profundos y vertiginosos de esta nueva época que el Proyecto Global de Pastoral nos invita a transformar con una Nueva Evangelización, que se ha convertido en uno de los desafíos más importantes para nuestra amada Iglesia. Con los desafíos, nuestras ideas clave, objetivos específicos y líneas de acción, que hemos programado para la Segunda Etapa de nuestro caminar pastoral, brindaremos una manera diferente y nueva de hacer llegar la alegría del Evangelio que nos pide el Papa Francisco. Una fe en Cristo más testimonial, con un lenguaje renovado y creativo, cercano a la realidad de las personas y con un tono que exprese la misericordia y la bondad de este Padre bondadoso que tenemos (PGP 180). Hemos puesto en las manos de Nuestra Señora de la Salud, Madre y Señora de Don Vasco, los frutos de esta Asamblea, principalmente el compromiso de sectorizar las parroquias y enviar alternadamente una carta mensual de parte del párroco y del obispo a las familias de cada parroquia y de toda la diócesis para expresar nuestra cercanía y acompañarnos en todo nuestro caminar pastoral, para que como discípulos misioneros de su Hijo nos ayude a todos a ser sus testigos.

Con mi oración, cariño y bendición.
En Cristo, nuestra Paz
† Carlos Garfias Merlos,
Arzobispo de Morelia