05 2b

P. Otoniel Ochoa Nieto, Coordinador de la Comisión Diocesana de Pastoral Profética

Como ya es una tradición, durante la segunda quincena de julio, la Provincia Eclesiástica de Morelia, integrada por las 5 diócesis de Michoacán, celebró su Diplomado para Formadores de Catequistas. Con el lema de “Formar para formar”, 116 alumnos distribuidos en 4 niveles se congregaron para recibir la formación necesaria con el fin de recibir las herramientas que les permitirán formar a otros catequistas en el ministerio de la Catequesis.

Aunque los principales convocados son catequistas de la Provincia de Morelia, asisten alumnos de diversas Diócesis del país, incluso del extranjero, así, las Diócesis de Libano-Honda, Colombia, Celaya, Texcoco, San Luís Potosí, Puebla, Colima, Cuernavaca y Veracruz por mencionar algunas, se dieron cita en esta experiencia de formación y convivencia.

Sin embargo, los asistentes no son sólo laicos, también el Curso se enriquece con alumnas religiosas de las Siervas de la Inmaculada Concepción, Misioneras de Jesús Eucaristía, Hermanas de María Auxiliadora, entre otras, así como sacerdotes.

Un ingrediente muy importante en el Diplomado es la presencia de los catequistas integrantes del equipo de la Catequesis Indígena y Campesina, liberados por la Hna. Amalia, que año con año le dan un colorido y una riqueza muy especial debido al mosaico de culturas que componen el grupo.

Mediante este Diplomado los catequistas con vocación específica responden al urgente llamado de colaborar en la Pastoral de Catequistas, mediante una formación en cinco competencias: teológica, pedagógica, espiritual, organizacional y cultural, distribuidas en las tres dimensiones de formar en el Ser, el Saber y el Saber Hacer.

¡Felicidades a todos los participantes especialmente a los que este año terminaron su tiempo de formación, que el Espíritu de Dios les muestre el camino a seguir!