La Conquista de Michoacan y los primeros Misioneros

laconquista

En julio de 1522, el capitán español Cristóbal de Olid, acompañado de 200 soldados, hizo la primera incursión al reino de Michoacán con el fin de establecer en estas tierras una nueva colonia.
Entre los años 1526-1530 el capitán Nuño de Guzmán hizo algunas visitas a Michoacán en plan de conquista, pero, en realidad, quienes realizaron la conquista del indómito pueblo purépecha fueron los misioneros franciscanos, pioneros de la evangelización en el Reino Purépecha, Don Vasco de Quiroga, primero como visitador y pacificador y después como Obispo de Michoacán, y los misioneros agustinos con su obra misionera y cultural.

Primeros Misioneros
En los primeros meses de 1526, los frailes Martín de Jesús o de la Coruña y Antonio de Ortiz, arribaron a Tzintzuntzan; después se les unió Fray Juan de San Miguel, Fray Jacobo Daciano y otros frailes franciscanos.
De inmediato se lanzaron a la evangelización de los pueblos ribereños al Lago de Pátzcuaro, la sierra y el Bajío guanajuatense. Once años después, los frailes agustinos, Diego de Chávez y Juan de San Román llegaron a Tiripetío invitados por el encomendero Juan de Alvarado en la Pascua de 1537.
Al año siguiente fundaron el pueblo de Tacámbaro y allí establecieron su cuartel general de evangelización hacia la tierra caliente, la sierra, la ribera del Lago de Cuitzeo y el Bajío. Grandes colaboradores de la empresa evangelizadora de los agustinos fueron Fray Alonso de la Veracruz, Francisco de Villafuerte y Juan Bautista Moya. Franciscanos y agustinos entrelazaron su apostolado misionero en la sierra y el Bajío y así fincaron las bases de la futura diócesis de Michoacán.

Levantamiento de la Diócesis

levantamiento

En febrero de 1534, el Emperador Carlos V expresó en una cédula firmada en Toledo, su intención de erigir nuevas diócesis en las provincias de Michoacán, Oaxaca y Coatzacoalcos, fundado en los informes y propuestas hechas por los miembros de la Segunda Audiencia. Anteriormente ya se habían erigido las diócesis de Puebla en 1526 y México en 1530.
Oaxaca fue erigida en 1535 y el Papa Paulo III erigió la diócesis de Michoacán el 8 de agosto de 1536 por la bula "Illius fulciti praesidio", convirtiéndose en la cuarta diócesis más antigua de México. Valladolid-Morelia, sede de la Diócesis La bula de erección de la diócesis de Michoacán dice que tendría por cabecera la ciudad de Michoacán, que en aquellos días se le daba tal título a Tzintzuntzan.
Don Vasco trasladó la sede a Pátzcuaro, acto que fue aprobado por el Papa Julio III en 1554.
Por las fiestas del Apóstol San Pedro del año 1580 el tercer Obispo de Michoacán don Juan de Medina Rincón, O.S.A., cambió la sede del obispado de Michoacán a la ciudad de Valladolid, hoy Morelia, donde permanece hasta nuestros días.
Ya en el México independiente, con la aprobación del Congreso del Estado de Michoacán, se le cambió el nombre a la ciudad de Valladolid por el de Morelia el 12 de septiembre de 1828, en honor de don José María Morelos y Pavón, que nació en dicha ciudad en la segunda mitad del siglo XVIII.
La diócesis siguió llamándose "de Michoacán" El Papa Pío IX decretó a través de la bula "Catholicae Romanae Ecclesiae", la creación de la Provincia Eclesiástica de Michoacán y elevó la antigua diócesis de Michoacán a Arquidiócesis, dándole como diócesis sufragáneas León, Querétaro, San Luis Potosí y Zamora. El Sr. Arzobispo don Leopoldo Ruiz Flores gestionó ante la Santa Sede el permiso para cambiar el nombre de Arquidiócesis de Michoacán por Arquidiócesis de Morelia, el cual se obtuvo favorablemente el 22 de noviembre de 1924. Desde entonces se le conoce como Arquidiócesis de Morelia.

Don Vasco de Quiroga

donvasco

El Papa Pablo III designó al Lic. Vasco de Quiroga como primer Obispo de Michoacán el 18 de agosto de 1536. Había nacido en Madrigal de las Altas Torres probablemente en el año 1470. Sus padres fueron Vasco Vázquez de Quiroga y María Alonso de la Cárcel.
Tuvo dos hermanos: Álvaro y Constanza. Estudió en la universidad de Salamanca, donde recibió el título de licenciado en leyes. Ejerció varios cargos como juez de Orán en el Norte de África y en Valladolid.
En 1530 el Rey Carlos V lo nombró Oidor de la Segunda Audiencia juntamente con Sebastián Ramírez de Fuenleal, Arzobispo de Santo Domingo, Alonso Maldonado, Francisco Ceynos y Juan Salmerón. Llegó a México a principios de 1531.
Se dedicó a impartir justicia a los indígenas y fundó, para su promoción humana y cristiana, el Hospital de Santa Fe de México, porque, como dice en su Información en Derecho: "Hay tantos indios, que son como las estrellas del cielo y las arenas del mar y su manera de vivir es un caos y confusión, que no se les puede instruir, ni moralizar, ni estorbarles sus borracheras e idolatrías por no estar reducidos a pueblos."
En 1533 la fama de Don Vasco era tal que fue enviado por la Segunda Audiencia como Visitador a Michoacán a pacificar a los purépechas, que se habían revelado al dominio español por los desmanes que Nuño de Guzmán cometió contra el Cazonci y su pueblo.
El cambio que logró en los indígenas purépechas fue asombroso. Los catequizó y les mostró su grande amor. Fundó el Hospital de Santa Fe de la Laguna para su promoción y observancia. Regresó a México en 1535 y, en un arranque de sincero deseo por darse a los indígenas, expresó en una carta dirigida al Consejo de Indias: "Yo me ofrezco, con la ayuda de Dios, a poner y plantar un género de cristianos a las derechas, como primitiva Iglesia, pues poderoso es Dios, tanto ahora como entonces, para hacer y cumplir todo aquello que sea servido y fuese conforme a su voluntad."
Tomó posesión de su diócesis en Tzintzuntzan el 6 de agosto de 1538 exclamando: "Me arrancaron de la magistratura y me pusieron en el timón del sacerdocio por mérito de mis pecados. A mí, inútil y enteramente inhábil para la ejecución de tan grande empresa; a mí, que no sabía manejar el remo, me eligieron primer Obispo de la ciudad de Michoacán."
Después trasladó la sede episcopal a Pátzcuaro y de inmediato se dio a la tarea de construir su Catedral, que puso bajo el patrocinio del Divino Salvador.

Obispos de la Diócesis

obispos

Desde su creación en 1536, hasta nuestros días, la antigua diócesis de Michoacán, ahora Arquidiócesis de Morelia, ha sido gobernada por 35 Obispos y Arzobispos:

Vasco de Quiroga

(18 Agosto 1536 - 14 Marzo 1565)

Antonio Ruiz de Morales

y Molina, O.S.A.

(15 Mayo 1566 - 10 Diciembre 1572)

Juan de Medina Rincón

y de la Vega, O.S.A.

(18 Junio 1574 -1588)

Alonso Guerra, O.P.

(17 Marzo 1592 - 18 Junio 1596)

Domingo de Ulloa, O.P.

(3 Abril 1598 - 1601)

Andrés de Ubilla, O.P.

(29 Enero 1603 - Mayo 1603)

Juan Fernández de Rosillo

(16 Junio 1603 - 29 Octubre 1606)

Baltazar de Covarrubias

y Muñoz, O.S.A.

(4 Febrero 1608- 22 Julio 1622)

Alonso de Enríquez de Toledo

y Armendáriz, O. de M.

(15 Abril de 1624 - 5 Diciembre 1628)

Francisco de Rivera y Pareja, O. de M.

(14 Septiembre 1629 - 5 Septiembre 1637)

Marcos Ramírez de Prado

y Ovando, O.F.M.

(30 Mayo 1639 - 15 Dic.1666)

Payo Enríquez

de Rivera Manrique, O.S.A.

(16 Enero 1668 - 17 Septiembre 1668)

Francisco Antonio Sarmiento

y Luna, O.S.A.

(12 Diciembre 1668 - 13 Abril 1674)

Francisco Verdín y Molina

(27 Noviembre 1673 - 29 Abril 1675)

Francisco de Aguiar y Seijas y Ulloa

(20 Agosto 1677 - 1680)

Antonio de Monroy, O.P.

(1680 - 1680)

Juan de Ortega Cano Montañez

y Patiño

(8 Junio 1682 - 1699)

García Felipe de Legazpi

y Velasco Altamirano y Abornoz

(5 Marzo 1700 - 30 Mayo 1704)

Manuel de Escalante Colombres

y Mendoza

(31 Mayo 1704 - 15 Mayo 1708)

Felipe Ignacio Trujillo y Guerrero

(1713 - 6 Febrero 1721)

Francisco de la Cuesta, O.S.H.

(23 Septiembre 1723 - 30 Mayo 1724)

Juan José de Escalona y Calatayud

(15 Noviembre 1728 - 23 Mayo 1737)

José Félix Valverde

(24 Noviembre 1738 - 23 Febrero 1741)

Francisco Pablo Matos Coronado

(2 Enero 1741 - 26 Abril 1744)

Martín de Elizacoechea

(8 Marzo 1745 - 19 Noviembre 1756)

Pedro Anselmo Sánchez de Tagle

(26 Septiembre 1757 - 27 Mayo 1772)

Luis Fernando de Hoyos y Mier

(12 Julio 1773 - 7 Mayo 1776)

Juan Ignacio de la Rocha

(12 Mayo 1777 - 3 Febrero 1782)

Francisco Antonio

de San Miguel Iglesias Cajiga, O.S.H.

(15 Diciembre 1783 - 18 Junio 1804)

Marcos de Moriana y Zafrilla

(26 Junio 1805 - 27 Julio 1809)

Manuel Abad y Queipo

(1811 -1811 - electo)

Juan Cayetano José María Gómez

de Portugal y Solís

(28 Febrero 1831 – 4 Abril 1850)

Clemente de Jesús Munguía y Núñez

(Obispo - 3 Octubre 1850 - 25 Enero 1863)

ARZOBISPOS

  • Clemente de Jesús Munguía y Núñez

(Arzobispo - 26 Enero 1863 - 14 Diciembre 1868)

  • José Ignacio Árciga Ruiz de Chávez

(21 Diciembre 1868 - 7 Enero 1900)

  • Atenógenes Silva y Álvarez Tostado

(21 Agosto 1900 - 26 Febrero 1911)

  • Leopoldo Ruiz y Flores

(27  Noviembre 1911 - 12 Diciembre 1941)

  • Luis María Altamirano y Bulnes

(12 Diciembre 1941 - 7 Febrero 1970)

  • Manuel Martín del Campo Padilla

(7 Febrero 1970 - 6 Abril 1972)

  • Estanislao Alcaraz  Figueroa

(3 Julio 1972 - 20  Enero 1995)

  • Alberto Suárez Inda 

(20 Enero 1995 - )

OBISPOS AUXILIARES O COADJUTORES

  • José Ignacio Árciga Ruiz de Chávez

(1867 - 21 Diciembre 1868 )

  • Luis María Martínez Rodríguez

(30 Septiembre 1923 - 20 Febrero 1937)

  • Luis María Altamirano Bulnes

(5 Mayo 1937 - 12 Diciembre 1941)

  • Salvador Martínez Silva

(1948 - 7 Febrero 1969)

  • Jesús Tirado Pedraza

(25 de Julio 1963 - 1 Abril 1965)

  • Manuel Martín del Campo Padilla

(20 Julio 1965 - 14 Febrero 1970)

(Arzobispo Coadjutor con derecho a sucesión)

  • Román Acevedo Rojas

(19 Marzo 1968 - 28 Febrero 1983)

  • Leopoldo González González

(19 Mayo 1999 - 9 Junio 2005)

  • Francisco Moreno Barrón

(2 Febrero 2002 - 28 Marzo 2008)

  • Octavio Villegas Aguilar

(29 Diciembre 2005 - Actualmente)

  • Carlos Suárez Cázares

(4 Noviembre 2008 - Actualmente)

  • Juan Espinoza Jiménez

(22 de Febrero 2011 - Actualmente)



Fecundidad de la Diócesis

fecundidad

En los siglos XVII y XVIII, debido a la Custodia que los PP. franciscanos fundaron en Río Verde, las actividades misioneras se multiplicaron por el Norte de la Nueva España y se erigieron 4 parroquias en el Sur de Tamaulipas dependientes del Obispado de Michoacán.
En 1779, al crearse el Obispado de Linares-Monterrey, las parroquias de Jaumave, Palmillas, Real de los Infantes y Tula pasaron a la nueva diócesis. A fines del siglo XVIII el Obispo Alcalde de Guadalajara alegó ante la Corte Real y la Santa Sede la conveniencia de que las parroquias que el Obispado de Michoacán poseía en las provincias de Ocotlán, La Barca, Zapotlán y Colima pasaran a aquella diócesis, ya que el Obispo de Michoacán sufría incomodidad para atenderlas por las grandes distancias que las separaban de la sede, las dificultades de los caminos y ríos y la cercanía con Guadalajara. La cédula real fechada en España en 1798 fue favorable a Guadalajara y Michoacán cedió para aquella diócesis 11 curatos: Almoloya, Atotonilco, Ayo el Chico, Colima, Caxitlán, Ixtlahuacan de los Reyes, La Barca, Ocotlán, Tuxpan, Tamazula y Zapotlán.
En 1854, al crearse la diócesis de San Luis Potosí, el Obispado de Michoacán cedió para la nueva diócesis 11 parroquias. Nueve años después, en 1863, el Papa Pío IX erigió las diócesis de Chilapa, León y Zamora con la totalidad o parte de su territorio tomado de Michoacán: para Chilapa cedió 7 parroquias, para León 16 parroquias y para Zamora 32 parroquias.
A principios del siglo XX, la Santa Sede creó la nueva diócesis de Tacámbaro con territorio desmembrado de Zamora y Morelia: Morelia cedió a la nueva diócesis 7 parroquias y a Zamora dos: Yurécuaro y Tanhuato. Al crearse en 1965 la diócesis de Cd. Altamirano, Morelia dio a la diócesis de Tacámbaro 6 parroquias y en abril de 1974, al erigirse la diócesis de Celaya, de Morelia pasaron a la nueva diócesis 28 parroquias. Finalmente, en Enero de 2004 se erigió la Diócesis de Irapuato, para la cual se separaron las Parroquias correspondientes a siete Municipios del Centro-Sur y Suroeste de Guanajuato.

Seminario de Morelia

Durante 230 años, el Colegio de San Nicolás fundado en Pátzcuaro por Don Vasco de Quiroga en 1540 cumplió con la misión de Seminario Diocesano, que por ese tiempo fue decretada por el Concilio de Trento.
Hubo algunos intentos de convertir oficialmente el Colegio de San Nicolás en Seminario Diocesano, pero el Cabildo se opuso siempre a esta medida. Fue hasta la gestión pastoral del Obispo Pedro Anselmo Sánchez de Tagle cuando se decidió la fundación de un Seminario propiamente Tridentino.
La edificación del edificio duró diez años, y el 29 de septiembre de 1770 se hizo la solemne inauguración del Pontificio Seminario de San Pedro Apóstol. La historia del Seminario puede dividirse en cinco etapas muy bien definidas para ubicar su presencia en la historia de la Arquidiócesis:
1ª Etapa (1770-1811): Cuna Ideológica de la Independencia, funcionó en el actual Palacio de Gobierno.
2ª Etapa (1819-1859): Al inicio de la Independencia la institución se clausuro. Fue reabierta por don Ángel Mariano Morales en 1819 y permaneció en el edificio que actualmente ocupa el Palacio de Gobierno hasta 1859, en que fue confiscado por el Gobernador, Gral. Epitacio Huerta.
3ª Etapa (1860-1914): Edificio de San José. A ésta se le ha llamado la época de oro del Seminario por la altura de sus estudios, la construcción de un edificio muy funcional, amplia cultura y magníficos servicios a la Iglesia.
4ª Etapa (1914-1943): Época de persecuciones, catacumbas y diáspora por varios pueblos del Bajío y Sierra michoacana.
5ª Etapa (a partir de 1944): El Carmen y San José de la Montaña: es la época más fecunda en Obispos. De 1944 a la fecha han sido elevados al Episcopado 23 ex alumnos del Seminario.
El Seminario de Morelia ha sido semillero de grandes próceres de la Insurgencia; de la política, las letras, y muy abundante en vocaciones a la vida sacerdotal, religiosa y misionera.
Actualmente su edificio se localiza en la Colonia Vista Bella, de las Lomas de Santa María, de Morelia, en donde se concentra una población estudiantil que supera los trescientos alumnos con cuatro secciones: Tres años de Humanidades. El Curso Introductorio funciona en la Parroquia de Erongarícuaro, Mich. Tres años de Filosofía. Cuatro años de Teología. Da albergue a una veintena de alumnos procedentes de las Diócesis de Cuautitlán, Tula, Misioneros de la Sagrada Familia, Oratorio de San Felipe Neri, Benedictinos, etc.
Además del Seminario Diocesano, hace 18 años se erigió en Morelia el Seminario Menor de Santa María de Guadalupe para Diócesis Necesitadas, de donde han egresado ya 76 sacerdotes para varias Diócesis y actualmente tiene 54 alumnos para 14 Diócesis de México y algunas Diócesis del extranjero.
También los PP. Franciscanos tienen su Seminario a nivel de preparatoria en Acámbaro, los PP. Agustinos tienen su Seminario Menor en Yuriria, los Operarios del Reino de Cristo tienen su Seminario Menor en Salvatierra, los Xaverianos tienen un Seminario Menor en Salamanca, los Misioneros de Cristo para la Iglesia Universal tienen el Noviciado en El Tigre, Mich. (Mpio. de Tzintzuntzan), los Hermanos Maristas tienen su Noviciado de las dos Provincias de México en Morelia, los PP. Claretianos tienen su Seminario Menor en Morelia y los Misioneros Servidores de la Palabra tienen su Filosofado en San Pedro de los sauces, Mich. (Mpio. de Tarímbaro).

Hechos Pastorales de la Diócesis

hechospast

El décimo Obispo de Michoacán, don Fray Marcos Ramírez del Prado, O.F.M., se distinguió durante sus 26 años de gestión pastoral en esta Diócesis (1640-1666) por el inicio de la construcción material de la actual Catedral en 1660. Celebró dos sínodos diocesanos y dio sabias disposiciones para el buen gobierno de las parroquias.
El décimocuarto Obispo de Michoacán, don Juan de Ortega y Montañez, se distinguió por sus célebres "Ordenanzas" a los curas y jueces eclesiásticos de su Diócesis para una mejor atención de las necesidades pastorales de los fieles; se ausentó un tiempo de su Diócesis para servir en la ciudad de México como Virrey de la Nueva España y después regresó a su sede a continuar su trabajo pastoral.
En el siglo XVIII se distinguieron por su obra asistencial, promocional y educativa los Sres. Obispos D. Juan José Escalona y Calatayud, quien construyó la Calzada de Guadalupe, el Palacio Episcopal; todas sus rentas las repartió entre los pobres. Don Francisco Pablo Matos Coronado erigió en Valladolid el Colegio de Santa Rosa María para niñas huérfanas (conocido luego como de "Las Rosas")
Don Martín de Elizacoechea visitó varias veces su Diócesis y se distinguió por ser un gran benefactor de los pobres, y el gigante de la caridad don Fray Antonio de San Miguel Iglesias, que desarrolló una obra social y caritativa como pocos. Repartió cuantiosas limosnas en favor de los pobres durante una sequía que asoló a su Diócesis. Fundó hospitales y edificó el acueducto de Valladolid para dar trabajo a sus habitantes y proveer de agua a la ciudad episcopal. Hizo una norma para su vida la célebre frase que se le atribuye: "La mejor manera de hacer caridades es promoviendo obras de beneficio social".
En el siglo XIX hubo tres grandes Obispos que llevaron muy alto el nombre de Michoacán:
Don Juan Cayetano Gómez de Portugal, que fue el gran unificador de la Iglesia de Michoacán después de la guerra de Independencia. Reestructuró el Seminario y se dedicó a visitar su Diócesis. Se desempeñó como Diputado al Congreso de la Unión por Guanajuato y fue Senador por Jalisco. Hizo frente al decreto oficial sobre provisión de canonjías, prebendas y curatos, se opuso a su ejecución y sufrió el destierro. Fueron tantos sus servicios a la Patria y a la Iglesia, que el Papa Pío IX lo nombró primer Cardenal de América y de México, nombramiento que llegó a la ciudad episcopal un mes después de su muerte.
Don Clemente de Jesús Munguía, gran pastor, filósofo y defensor de los derechos de la Iglesia, fue desterrado varias veces por defender la justicia y odiar la iniquidad. Gestionó ante la Santa Sede la división de su Diócesis, cediendo parte para las Diócesis de San Luis Potosí y Chilapa, y la totalidad de los territorios de León y Zamora. El Papa Pío IX lo nombró Delegado Apostólico para la ejecución de los decretos de erección de varias Diócesis mexicanas.